domingo, 17 de abril de 2011

REHABILITACION ACUATICA.


La rehabilitación acuática se define como la realización de ejercicios terapéuticos en el agua, utilizando una variedad de posicionamientos en el Medio acuático.

Consiste en tratar a los pacientes en piscinas, utilizando el agua como medio terapéutico, en especial en el tratamiento de pacientes con afecciones traumatológicas, neurológicas y reumatológicas.

En medicina del deporte, artroplastías y en rehabilitación de la columna vertebral, el ejercicio acuático terapéutico puede ayudar a conseguir una recuperación más rápida de la funcionalidad. Esta forma terapéutica es beneficiosa cuando se desea que el cuerpo pase a un estado de ingravidez parcial o total.

Se aprovecha el poder de flotabilidad y disminución de la gravedad que confiere el agua para acelerar procesos de rehabilitación, imposibles de realizar con medios convencionales.
Mediante la propiedad de flotación, se puede disminuir hasta en un 90% el efecto de la gravedad (principio de Arquímedes). 

En otras palabras, la fuerza de flotación del agua disminuye la carga axial de la columna vertebral y de las articulaciones de carga, proporcionalmente al grado de inmersión. Por ejemplo, estando de pie con el agua a nivel del tórax, el peso corporal se reduce un 60% en las articulaciones y en la columna.


Esencialmente esto da al paciente y al kinesiólogo, la habilidad de controlar las fuerzas de compresión sobre las articulaciones, solamente con variar el grado de inmersión.


El entorno acuático permite fortalecer los músculos en una postura funcionalmente erguida, utilizando el agua como elemento de resistencia (viscosidad).


El hecho de realizar ejercicios locomotores utilizando la resistencia del agua, mejora la funcionalidad por que el cuerpo se estabiliza a si mismo contra esa resistencia. Así la autentica ventaja del ejercicio en el agua radica en su capacidad de ofrecer resistencia especifica en una postura funcional erecta. Existe un trabajo realizado por Sanders, (1993) en el que se objetivo un incremento de la fuerza abdominal sin realizar ningún ejercicio especifico de dicha musculatura.

Este es un hecho importante debido a que el tono abdominal en la patología lumbar juega un papel fundamental, siendo considerada como una verdadera faja natural. Esta mejoría fue atribuida a la posición vertical y dinámica utilizada durante la actividad acuática. En cuanto a la flexibilidad se objetivaron importantes mejoras en los acortamientos de la musculatura isquiosural, así como de la movilidad de la columna lumbar.

Indicaciones

Las indicaciones de la terapia acuática incluyen todas las patologías que afecten al aparato locomotor en las que deseamos reducir el dolor, el espasmo muscular, el edema y aumentar el arco de movilidad y la fuerza muscular.

Muchas de estas patologías requieren diferentes niveles de descarga en tierra. Por ejemplo, tras una lesión lumbar, los pacientes suelen estar tan doloridos que les impide realizar ejercicios.

Muchos de los ejercicios realizados en tierra bajo el efecto de la gravedad, tienen el riesgo potencial de incrementar la presión intradiscal, provocando un incremento del dolor.


 El uso de la terapia acuática en los dolores lumbares, concluyen que en el agua los pacientes toleran mucho antes la realización de ejercicios debido a la ausencia de gravedad que disminuye la presión intradiscal, el dolor y el espasmo muscular.

Además de los estudios sobre patología de columna existen otros estudios científicos que demuestran una evolución clínica positiva en otras patologías como artrosis de rodilla, patologías de hombro y en ciertas poblaciones especificas como deportistas y tercera edad.

 Cabe destacar el caso de un grupo de pacientes intervenidos de rotura de ligamento cruzado anterior y sometidos a terapia acuática, mostraron una recuperación más precoz y eficiente que otro grupo que realizó rehabilitación convencional.
Ciertos estudios encuentran diferencias estadísticamente significativas en la percepción del dolor al comparar el tratamiento acuático con la rehabilitación convencional en pacientes con artrosis.

 En los pacientes afectos de patología reumática se demostró la utilidad de la terapia acuática en el incremento de la capacidad funcional músculo-esquelética. Lo que resulta tras años de experiencia es una clara disminución de los tiempos de recuperación de los pacientes y por ende, del costo socioeconómico de sus dolencias.





 El medio acuático brinda un ambiente propicio para la reeducación de músculos débiles y para la práctica y desarrollo de ciertos movimientos y habilidades motrices.


En mi opinión, los movimientos no solo son más fáciles de ejecutar en el agua, sino que también resultan menos dolorosos lo cual contribuye a abreviar la duración del período de rehabilitación.


Los pacientes manifiestan sentirse mejor luego de una sesión y frecuentemente notan progresos después, cuando realizan las actividades propias de su vida diaria.

ENFERMEDADES QUE SE PUEDEN TRATAR

Son factibles de ser tratadas mediante rehabilitación acuática:
                                                                      
·         Escoliosis
·         Hipercifosis
·         Hiperlordosis
·         Trastornos Posturales
·         Fibromialgias
·         Trastornos articulares
·         Pubalgia
·         Sacroileitis
·         Espondilolistesis
·         Artrodesis
·         EspondilitisAnquilosante
·         Cervicalgia
·         Lumbalgia
·         Hernias de disco
·         Pinzamientos
·         Artrosis
·         Post quirúrgicos de columna
·         Prótesis
·         Hemiplejias
·         Guillan barre
·         Distrofias Musculares
·         Fracturas
·         Esguinces
·         Eesgarros
·         Luxaciones-Asmáticos
·         Epoc-Parálisis cerebral, etc.